Lizelle Arzuaga

Lotus

Fundadora y Directora Ejecutiva
Samadhi Yoga Institute
Septiembre, 2000
Master Teacher E-RYT 500 Yoga Alliance

Dínamo de energía, maestra de maestros, Lizelle encuentra en su hija a su más grande educadora. "Victoria Solé es un gran reto, es una niña que trae gran sabiduría y una personalidad arrolladora, sabe lo que quiere y lo expresa, entró en mi vida como una gran explosión de fuegos artificiales, bueno nació en el carro!... pero es una niña felíz llena de gozo y alegría, ella es la que me mantiene skipping por ahí" Y es que Lola le enseña a Lizelle gran parte de las enseñanzas que ella enseña y ha enseñado a los cientos de estudiantes y maestros que han pasado por su vida, paciencia, compasión, ternura, disciplina, perseverancia,…su maternidad es la Victoria más grande que ha tenido sobre el miedo a cualquier cosa.


El camino a Samadhi

"Mami dice que mis primeros pininos con la yoga, la sacaban por el techo, pues tenia que ver con tirar todos los cojines de los muebles de la sala al piso para ver tele de cabeza y en múltiples contorsiones extrañas, me facinaba andar colgando como un murciélago y encerrarme con tapones en los oídos, lo que menos le gustaba a mi madre era verme en la bañera bajo agua con los ojos entreabiertos – haciéndome la muerta para observar las lentas burbujitas de la respiración en el agua. La Yoga me ha salvado la vida, me llevó de ser una persona sumamente reactiva, con tendencias a la depresión y a patrones auto destructivos a vivir con alegría y gratitud, sintiendo amor, la mayoría de los días; de ser autocrítica e inconforme a aceptar mi proceso de evolución como una gran oportunidad de servir".

Cuando Lizelle llegó a Jivamukti Yoga en Nueva York hace casi 19 años, ya la yoga se había instalado en su sistema. Luego de prácticas incidentales comenzó a buscar información y a estudiar, practicaba con videos de Pattabhi Jois las series de Ashtanga yoga con y con el libro Light on Yoga de BKS Iyengar y había desarrollado una práctica de por lo menos 4 veces en semana. Ese primer día que llegó a Jivamukti abrió si querer la puerta de una clase que estaba en progreso y sintió el calor que salía del salón y el ruido del océano en armonía con el movimiento, todo en unión, "escuché por primera vez la respiración Ujjayi de un grupo de más de 20 personas respirando en sincronía con sus movimientos que parecían una danza fluída, ese momento cambió mi vida, me impactó de una manera profunda". Lizelle respira Ujjayi desde entonces. En el 1999 viajó a certificarse como yogaterapista con Joseph Le Page. Ese mismo viaje fue un proceso de intercambio con la práctica, la práctica abrió un mundo de sanación en Lizelle y ella entregó su vida desde entonces a compartir y diseminar el "gozo poderoso de la yoga".

La lista de maestros, talleres y experiencia con la yoga es interminable en el caso de esta maestra boricua, el caso es que regresó a casa con la determinación de construir un espacio como el que no existía en Puerto Rico, un espacio para racticar y compartir la yoga como disciplina de sanación de mente, cuerpo y espíritu. "Llegué muy inspirada de California, había visto espacios preciosos con pisos de madera, mantas, bloques, correas e itinerarios con muchos tipos distintos de clases. Quería poder practicar y enseñar en un lugar así y decidí crearlo para compartir la riqueza de la variedad de yoga con mi comunidad".


"Lo has estado buscando… un estilo perfecto para ti…"

Samadhi abrió las puertas el 8 de septiembre de 2000 en el espacio en el que se encuentra hoy, en el corazón de Santurce, urbano, con ruido de fondo, con los carros pasando, no sectario y no dogmático, dispuesto a recibir al que necesitara ayuda. Una sola oferta en el menú: variedad de estilos de yoga, uno perfecto para cada uno… Power Yoga se convirtió en la especialidad de la casa en Samadhi. Lizelle había conocido a Baron Baptiste en una conferencia de fitness, él era la fusión de todo lo que ella había estado estudiando hasta el momento, con la libertad de la innovación y la individualidad, "el era muy liviano, gracioso y accesible, hablaba mi lenguaje joven y a veces irreverente. Usaba de ejemplos situaciones comunes para responder a muchas de las preguntas que habían surgido en mis estudios de yoga más tradicional, eso me fascinó". De ahí, Lizelle integró las clases de Power Yoga en Samadhi. En el 2001 fue parte de la primera clase de Teacher's Training ofrecida por Baptiste en Tulum Mejico.

Lizelle ve en sus estudiantes a sus maestros, de ellos aprende todos los días, sin importar géneros o edades. "A mis clases llego a servir, así que sin importar el entorno, sea en el centro en alguna escuela o corporación, mi primera intensión es palpar lo que hace falta, lo que necesitan mis estudiantes, la mayoría de las veces pregunto que necesitan?". Cada clase facilitada por Lizelle es diferente, no se amarra a secuencias o rutinas más si lo hace a la idea de facilitar una práctica divertida y alegre en un ambiente en el que los estudiantes siempre se sentirán seguros. "Quisiera que mis estudiantes sintieran lo que en otros momentos no se permiten sentir, que tengan el espacio para liberarse de la carga y el sufrimiento, todos queremos ser felices. Me gustaría sentir que mediante el amor que les tengo y con la devoción que facilito lo que he aprendido de mis maestros los ayudo a encontrar y conectar con su propio sanador interno, con su belleza innata y a expresarla, a seguir la luz de su hernoso y radiante corazón".


Misión Posible: Salvar el Mundo

"Mi misión de vida impactar la conciencia colectiva hacia la salud integral del ser, quiero ver cambios radicales en este tiempo, creo que podemos salvar el mundo, que la práctica del yoga es una excelente herramienta para lograrlo, es empoderamiento en su máxima expresión. Podemos reducir los crímenes violentos, el abuso y la injusticia, podemos reducir grandemente la depresión colectiva en que vivimos, mejorar los protocolos del cuidado de la salud viviendo con conciencia de prevención y salud de cuerpo, mente y espíritu".

Convencida de que la yoga debe llegar a todos lugares, desarrolló los programas de certificación de maestros. "Los Teacher's Training están diseñados para en los que aquellos seres que han encontrado en el camino de la yoga algún tipo de sanación valiosa, que viven con pasión la convicción de que vinimos a este lugar a dejarlo mejor de lo que lo encontramos. El proceso de certificación de Samadhi es primeramente crecimiento personal y auto conocimiento, desarrollar la confianza mediante el conocimiento y la práctica para poder compartirlo con los demás. Comenzar a entender la vasta ciencia detrás de este sistema".
Tengo la grandísima fortuna de poder compartir mi misión con todos los eres extraordinarios que han conocido en estas comunicaciones. A ellos agradezco poder continuar en este camino, son mi fortaleza, mi inspiración, colaboradores y cómplices en esta vida, son más que compañeros de trabajo, son amigos, son familia. Grandes maestros que han tomado la oportunidad de estudiar y crecer aquí y continuar con esta labor diaria. Agadezco a todos los que en algún momento han colaborado conmigo para que Samadhi continue.


Los pequeños maestros

De ese mismo deseo de servir y hacer de este lugar al que llamamos hogar uno mejor para futuras generaciones, salieron las clases de yoga para niños – el programa Semillas de Luz: "Le tenía mucho respeto a enseñarle yoga a niños, pensaba que sería sumamente difícil para mí y lo veía como una gran responsabilidad. Se sentía como un replay de los miedos e inseguridades de ser madre… pero al igual que mi maternidad , fue sumamente orgánico y .. si , para mi sorpresa fácil. Tuve la gran fortuna y privilegio de que hace ya seis años La Casa Montesori me propusiera comenzar un programa de yoga para toda la escuela y con mucho miedo me zumbé de cabeza, fue uno de esos momentos en que te dices "déjate guiar, camina , bendice, agradece. Es fiesta para mí, me lleva a reconectarme con esa parte de mi tan niña, y me pone a inventar cuentos a convertir niños en sapos y duendes, camellos y kanguros, a volar en alfombras májicas, enrollarse como burritos y convertirse en arcoíris… es agotador pero de ese cansancio que te deja con una amplia sonrisa…y con el corazón hinchao".


La Práctica, ¡un Viaje!

"Quisiera que mis clases fueran como un viaje donde puedes encontrar lugares nuevos, experimentar sensaciones diversas, ver las cosas de otro punto de vista, nutrirte, disfrutar y estar agradecido de regresar a casa."

Ven a retar tu mente cuerpo y espíritu, trascender tus limitaciones, saber que eres más fuerte de lo que piensas, conectar con tu propia inspiración y poder personal, a expresar tu belleza individual, haciendo de cada pose una oración, una ofrenda.

Lizelle facilita clases, talleres y dirige los programas de certificación de Samadhi Yoga Institute, trabaja individualmente la yoga terapia por cita previa. Puedes escribirle a Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

sukasana.jpg
img_5658.png